Tratamiento con óvulos vitrificados

En este caso no hay que sincronizar el tratamiento con la donante. Esto incluso permite evitar la inyección previa que explicábamos en el punto anterior. El resto del procedimiento es igual salvo que la preparación del endometrio suele ser más rápida.

Tratamiento con óvulos vitrificados
Solicitar Cita

1 Preparación del endometrio

Lo primero que se hace es preparar el endometrio, la piel que cubre el útero por dentro y donde debe anidar el embrión. Para ello se administra un tratamiento que consiste en pastillas vía oral o parches que se ponen en la piel y que aportan unas hormonas llamadas estrógenos.

2 Ecografías

Habitualmente el tratamiento sólo exige una ecografía al principio del tratamiento y otra para comprobar que el endometrio está bien.

3 Ecografías

Habitualmente el tratamiento sólo exige una ecografía al principio del tratamiento y otra para comprobar que el endometrio está bien.

4 Fecundación de los óvulos

Una vez que el endometrio está preparado se programa la descongelación de los óvulos. Ese día dichos óvulos se fecundan con la muestra de semen, o bien de la pareja o de un donante, según el caso. En estos casos siempre se debe recurrir a un ICSI (siglas en inglés de microinyección espermática), es decir introducir de uno en uno los espermatozoides dentro de cada óvulo. El motivo de tener que hacer un ICSI siempre en estos casos es que, para asegurar que los óvulos son maduros, hay que quitarles una capa de células que tienen en su exterior llamadas células de la granulosa. Sin esta capa los espermatozoides no pueden fecundar por sí mismos y hay que recurrir al ICSI.

5 Evolución de la fecundación

Durante 3 a 5 días después de la fecundación se mantienen los embriones ya fecundados en el laboratorio, dentro de unos aparatos llamados incubadores, que mantienen en su interior las condiciones ideales que necesita el embrión para desarrollarse. Hay dos tipos de estos aparatos:

Incubadores convencionales

Todos los días, a unas determinadas horas, se deben sacar los embriones del incubador para observar como se están desarrollando.

Incubadores tipo time-lapse

El más conocido y más desarrollado en la actualidad es el llamado Embrioscope. Estos incubadores están provistos de cámaras que hacen que el desarrollo del embrión se pueda seguir a través de un ordenador, sin tener que sacarlos de su ambiente, lo cual afecta menos a sus condiciones de cultivo. Además, el embriólogo no sólo tiene una visión puntual diaria, sino que puede ver la película completa del desarrollo del embrión y poder así seleccionar de forma más adecuada el mejor o los mejores.

6 Transferencia embrionaria

A los 3 o 5 días después de la fecundación, el mejor o los mejores embriones, siempre con un máximo de dos, se vuelven a introducir en el interior del útero. Para ello se utiliza un pequeño tubo de plástico, también llamado cánula, con lo que los introduciremos en el interior del útero. No produce más molestia que la se puede producir habitualmente durante una revisión ginecológica al hacer una citología.

7 Vitrificación de embriones

El día de la transferencia, si hubiera más embriones de buena calidad de los que se colocan en el útero, estos se pueden vitrificar. Estos embriones vitrificados podrán servir para tener una nueva oportunidad de éxito o bien para conseguir un nuevo embarazo en el futuro, sin tener que volver a estimular los ovarios, ni obtener más óvulos, etc.

8 Después de la transferencia embrionaria

No hace falta ningún reposo. El reposo después de la transferencia embrionaria no ha demostrado que mejore las probabilidades de éxito. Se puede hacer, por tanto, vida completamente normal, sin excesos. Habrá que esperar 16 días después de la fecundación de los embriones para saber, mediante un análisis de sangre, si se ha producido el embarazo.

¿Óvulos frescos o vitrificados?

Actualmente, en clínicas con suficiente formación en vitrificación de óvulos, las tasas de embarazo son las mismas en ambos casos. La diferencia real más importante a la hora de decidir es que el tratamiento con óvulos vitrificados es más sencillo y rápido dado que no hay que sincronizar el tratamiento con la donante. Esto incluso permite evitar la inyección previa que explicábamos en el punto anterior.