Fecundación in vitro clásica

Existen dos formas de llevar a cabo la fecundación de los óvulos una vez obtenidos en una Fecundación in Vitro. La primera que se desarrolló es la que se conoce como Fecundación in vitro clásica. Consiste en depositar una parte de la muestra de semen alrededor de cada ovocito para que la fecundación de éste se produzca de forma espontánea. Es, lógicamente, en la que menos se interviene en el óvulo.

Fiv - Fecundación in vitro clásica
Solicitar Cita

¿Cuándo está indicada la fecundación in vitro clásica?

Hoy en día, dado el amplio uso que se suele dar en las clínicas al ICSI, como más adelante veremos, la fecundación in vitro clásica se usa poco, pero sigue siendo de elección en los siguientes casos:

Factor tubárico puro

Cuando el único problema de la pareja es la lesión de las trompas de Falopio de la mujer, en ese caso, la fecundación in vitro clásico puede obtener mejores resultados que el ICSI.

Casos en que exista una fragilidad de los óvulos

En estos casos, si se recurre a un ICSI se pueden destruir los óvulos, por lo que la fecundación in vitro clásica será la mejor elección.

Fallos en la inseminación artificial

Cuando el motivo de recurrir a las técnicas de fecundación in vitro es el hecho de no haber conseguido el embarazo mediante inseminación artificial, si la respuesta a la estimulación es suficientemente buena, se recurre a una técnica mixta; en la mitad de los óvulos se usa un ICSI, para asegurar que no existan problemas de interacción entre óvulos y espermatozoides y en la otra mitad se usa la FIV clásica. De esta forma podremos saber cuál es la técnica más efectiva en cada caso. No obstante, cuando el número de óvulos no es muy elevado, es mejor recurrir al ICSI, dado que una de las causas más importante de fallo en las inseminaciones artificiales es la falta de interacción entre el óvulo y el espermatozoide.

En cualquier caso, siempre hay que tener en cuenta que los estudios demuestran que si el ICSI no está indicado, la probabilidad de fecundación es mayor con una Fecundación in vitro clásica. Por todo ello, debemos dejar a los embriólogos que llevan el caso que decidan, el mismo día de la punción, en función de como vean todo, si recurrir a una técnica u otra.