Inseminación artificial

La inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida consistente en la introducción en el interior del útero, en el momento de la ovulación, de una muestra semen previamente preparada para concentrar los espermatozoides con más capacidad fecundante.

Inseminación artificial
Solicitar Cita

¿Cómo se realiza una inseminación artificial?

La inseminación artificial tiene varias fases. Nullam nec pellentesque ipsum. Aenean molestie vestibulum ex, at consectetur orci vehicula vel. Donec vel pulvinar nulla. Quisque lacinia justo sem. In hac habitasse platea dictumst. Nam non auctor nisi. Vestibulum gravida massa quis orci aliquet dictum tincidunt sit amet tellus. Praesent mattis tincidunt nisi.

1 Previo a la ovulación

Para llegar al momento de la ovulación existen dos formas a su vez:

Ciclo natural

En ocasiones se puede evitar la administración de fármacos para estimular la ovulación. En este caso, por ecografía se controla el folículo, es decir, el pequeño quiste que todas las mujeres forman cada mes en cuyo interior se forma el óvulo. Cada dos o tres días se hace una ecografía para ver el tamaño de este folículo. Cuando se ve que está a punto de ovular, se provoca la ovulación para que justo en el momento que sepamos que se está produciendo llevar a cabo la inseminación artificial.

Ciclo estimulado

En otros casos es conveniente hacer una estimulación de la ovulación. Para ello se aplican fármacos que aseguran que se formen los folículos. Estos medicamentos se suelen administrar de forma subcutánea. Mediante ecografía comprobaremos que se forman entre uno y un máximo de tres folículos para evitar riesgos de embarazo múltiple. Y de la misma forma que en el ciclo natural, cuando el tamaño de los folículos sea el adecuado, se provoca la ovulación y en ese momento se lleva a cabo la inseminación artificial.

2 Inseminación artificial

La inseminación artificial se lleva a cabo, como hemos dicho en el momento que se produzca la ovulación. Para ello se procesa la muestra de semen y se concentran los espermatozoides con mejor capacidad fecundante. Estos se introducen en un pequeño tubo de plástico, también llamado cánula, con lo que los introduciremos en el interior del útero. No produce más molestia que la se puede producir habitualmente durante una revisión ginecológica al hacer una citología.

3 Después de la inseminación

Después de la inseminación artificial se puede hacer una vida completamente normal. El reposo, a excepción de 10 minutos tras la misma, no ayuda en absoluto a mejorar las probabilidades de éxito. Durante ese tiempo se suelen administrar medicamentos que aportan progesterona, hormona necesaria para que el embrión ya fecundado implante bien en el útero. Catorce días después de la inseminación artificial podremos saber si se ha producido el embarazo.

Inseminación con semen procedente de una pareja masculina

Cuando existe una pareja masculina, aproximadamente dos horas antes del momento en que se va a realizar la inseminación se le pide que obtenga una muestra de semen. El día de la obtención de la muestra de semen conviene que haya una abstinencia previa de entre dos y cinco días. Esta muestra será la que se procese para concentrar los espermatozoides con mejor capacidad fecundante para hacer la inseminación artificial.

Inseminación artificial con semen de donante

Cuando no existe una pareja masculina o la muestra de ésta no pueda ser utilizada, se recurre a un semen procedente de un donante. Los donantes deben ser anónimos por Ley en España. No se pueden elegir sus rasgos físicos, pero éstos deben ser lo más parecidos posibles a la mujer que reciba la inseminación.

¿Quién es el donante de semen?

  • Debe tener estudios que aseguren la óptima calidad de la muestra de semen
  • Debe ser mayor de edad y, aunque la Ley no marca un límite de edad, la mayoría de los bancos lo sitúan en los 35-40 años.
  • Debe tener una historia médica personal y familiar sin ningún antecedente relevante
  • Debe tener una valoración psicológica normal
  • Debe tener una batería de analíticas normales que incluyan:
    • Analítica de sangre general normal
    • Estudio de enfermedades infecciosas que incluyan hepatitis B y C, HIV y sífilis negativos
    • Estudios genéticos normales que deben incluir un cariotipo para saber que no hay patología en los cromosomas y de las enfermedades genéticas más frecuentes en nuestro entorno.

¿Qué probabilidades de éxito tiene la inseminación artificial con semen de una pareja masculina?

En nuestro entorno, las probabilidades de éxito por cada ciclo de inseminación artificial son de un 20 %, cifra muy próxima a la que hay de forma natural, que es de un 25 %. Cuando una pareja que no tiene ningún problema para conseguir la gestación lo intenta de forma natural, la probabilidad de conseguir el éxito cada mes es de un 25 %. Por tanto, con la inseminación artificial nos ponemos en cifras muy similares con una técnica de reproducción realmente sencilla. No obstante, en ocasiones es necesario intentarlo en más de una ocasión. Solemos llevar a cabo en torno a cuatro ciclos como máximo. Y a lo largo de ese número de ciclos, en torno al 65 % de las parejas ha conseguido alcanzar el embarazo.

¿Qué probabilidades de éxito tiene la inseminación artificial con semen de un donante?

En nuestro entorno, las probabilidades de éxito por cada ciclo de inseminación artificial con semen de un donante son de una 35 %. Después de cuatro intentos, más del 80 % de las pacientes ha conseguido el éxito.