¿Qué tratamiento de reproducción asistida es mejor?

La elección del tratamiento de reproducción asistida es algo que también preocupa a las parejas que consultan a una clínica de reproducción asistida. En ocasiones, las ganas de conseguir un embarazo lo antes posible, les hace acudir con intención de ir a tratamientos más agresivos, sin pensar que puede ser mejor intentarlo con tratamientos más sencillos, aunque se pueda tardar algo más en conseguir el éxito.

¿Qué tratamiento de reproducción asistida es mejor?
Solicitar Cita

¿De qué depende la elección del tratamiento?

La elección del tratamiento depende fundamentalmente del estudio que se haya hecho a la pareja y de la historia personal de cada caso. Teniendo en cuenta todos los factores descubiertos al preguntar las circunstancias personales, al explorar a los pacientes y al interpretar los resultados de las pruebas realizadas, podremos dar un consejo sobre el tratamiento más recomendable en cada caso. A la hora de dar un consejo sobre el tratamiento habrá que tener en cuenta un equilibrio entre las probabilidades de éxito y la sencillez o dificultad de cada opción.

Y, por supuesto, en la correcta elección del tratamiento tendrá mucho que ver la experiencia del ginecólogo a cargo de cada pareja. Este aspecto es fundamental para acertar con el tratamiento más eficaz en cada caso y que no suponga molestias o costes innecesarios.

¿Qué factores pueden influir en la elección del tratamiento?

Aunque la respuesta a esta pregunta es muy compleja y muy prolija la explicación, a grandes rasgos los aspectos fundamentales serían:

Tiempo de esterilidad

El tiempo que una pareja lleva intentando sin éxito la consecución del embarazo puede dar una pista sobre la dificultad del problema. A mayor tiempo más probable que el problema pueda ser más severo.

Edad de la paciente

Uno de los factores pronósticos fundamentales en los tratamientos de reproducción asistida es la edad de la paciente. Los óvulos de una mujer no se reproducen en el tiempo. Una mujer nace con todos los que tendrá durante su vida. Y, a lo largo de ésta, poco a poco, se va perdiendo parte de la reserva de óvulos con la que nació. Además, según pasa el tiempo, se produce un envejecimiento celular mayor que en otros tejidos. En éstos, durante toda la vida, las células se están renovando. Pero esto no ocurre en los óvulos. Y este envejecimiento celular hace que cada vez sea más difícil conseguir la fecundación de los mismos y, por otro lado, la probabilidad de aparición de problemas genéticos durante la fecundación aumenta. Por ello aumentan los riesgos de producir embriones que no implantan en el útero, o de abortos e incluso de síndrome de Down. Y este problema nos afecta tanto para considerar la probabilidad de conseguir un embarazo espontáneo como para la probabilidad de éxito con una técnica de reproducción asistida.

Problema médicos o ginecológicos

Diversas patologías médicas como el hipo o hipertiroidismo, la diabetes, riesgos de trombosis, etc., pueden afectar a la consecución del embarazo. Igualmente, problemas ginecológicos como el síndrome de ovario poliquístico, la endometriosis, etc., puede influir en los resultados de uno u otro tratamiento.

Reserva ovárica

Cada vez se ha comprobado más importante comprobar la situación de reserva ovárica de una paciente. Independientemente de la edad, como hemos visto antes, el número de óvulos que una paciente generará durante la vida es limitado. Y la situación de reserva ovárica, es decir la capacidad de esa mujer de producir óvulos en cantidad y/o calidad suficiente, modificará el pronóstico de cada tratamiento.

Calidad de la muestra de semen

Obviamente, el resultado de las pruebas que se hagan a la muestra de semen serán claves para modificar el pronóstico de cada tratamiento.

Resultados de las pruebas

Finalmente, la interpretación correcta y la realización adecuada de un estudio a la pareja, será clave para dar el mejor diagnóstico y el mejor consejo sobre el tratamiento más adecuado en cada pareja.